Tu indemnización en caso de accidente

Cuando enfrentamos un accidente, la prioridad inicial es siempre la salud, ya sea la nuestra o la de alguien cercano. Después de confirmar que los daños personales no son tan graves como podrían ser, surge la pregunta inevitable:

¿Tenemos derecho a una indemnización del seguro de la otra parte?

La respuesta es sí, pero la clave está en comprender cómo se calcula esta compensación.

Cambios en el Baremo y la Ley:

El proceso de calcular indemnizaciones ha experimentado ajustes notables, particularmente con la modificación del baremo y las actualizaciones en la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (LRCSCVM). Estas modificaciones introdujeron nuevos conceptos dignos de indemnización y modificaron otros, a veces generando confusión.

Aplicación del Nuevo Baremo: Es esencial aclarar qué baremo utilizar y cómo aplicarlo:

  • Se debe emplear el nuevo baremo, vigente desde 2016, aprobado por la Ley 35/2015, que reformó el sistema para valorar daños y perjuicios en accidentes de tráfico.
  • Para calcular cantidades, la actualización del año 2020 es crucial, ya sea por decisión judicial o acuerdo extrajudicial.
  • La edad del lesionado se toma en el momento del accidente, si este dato es relevante.

Documentación Crucial para la Valoración: Para una valoración precisa de la indemnización, se necesitará documentación detallada, incluyendo:

  • Informes médicos detallados desde la atención de urgencias hasta el alta del paciente.
  • Informes del equipo de rehabilitación, crucial si no se reflejan los tratamientos de rehabilitación en los informes médicos.
  • Facturas médicas, que deben estar a nombre del perjudicado y ser relacionadas con pruebas solicitadas por un facultativo.
  • Partes laborales de alta y baja, fundamentales para justificar los días de perjuicio personal.
  • Documentación que acredite daños a bienes, como móviles, gafas u otros efectos personales, junto con facturas de reparaciones si están disponibles.
  • Documentación que respalde el lucro cesante, especialmente si se han perdido ingresos debido al accidente.

Cálculo Detallado: La compensación por un accidente puede involucrar diversos conceptos, como:

  • Lesiones temporales, que abarcan desde el momento del accidente hasta la recuperación completa.
  • Perjuicio patrimonial derivado de lesiones temporales, que incluye gastos sanitarios, otros gastos y pérdida de ingresos debido a baja laboral.
  • Lesiones permanentes o secuelas, que pueden afectar estéticamente o limitar funciones normales.
  • Perjuicio particular permanente, que involucra daños morales y pérdida en la calidad de vida.
  • Perjuicio patrimonial por lesiones permanentes, cubriendo prótesis, gastos futuros de asistencia sanitaria, rehabilitación continua, adaptación del hogar y contratación de ayuda.

Asistencia Legal y Defensa Jurídica: La mayoría de las pólizas de seguros incluyen la cobertura de defensa jurídica, lo que facilita el apoyo de un abogado de la compañía. Este profesional se encargará de tramitar la documentación necesaria para una indemnización justa y rápida.

Entender estos procesos y contar con asesoramiento legal puede marcar la diferencia en la obtención de una indemnización adecuada. La documentación y la preparación son esenciales en este proceso, y el respaldo de profesionales puede aliviar el estrés asociado con la gestión de reclamaciones tras un accidente. Asegúrate de revisar tu póliza para verificar la inclusión de la cobertura de defensa jurídica y, si no está presente, considera la posibilidad de comparar opciones que ofrezcan este respaldo vital.