Tipos de Seguros de Decesos:

Existen diferentes modalidades de primas para los seguros de decesos:

Prima nivelada: La prima nivelada en un seguro se refiere a un valor constante de la prima. Esto significa que la prima a pagar periódicamente será siempre la misma, sin variar en función del riesgo o la edad del asegurado. Es especialmente relevante en los seguros de decesos. Al contratar un seguro con este tipo de prima, los primeros años se paga una cuota más alta que si la prima no fuera nivelada. Sin embargo, esta cuota se mantiene constante a lo largo del tiempo, lo que implica que al final se paga proporcionalmente menos.

La principal ventaja de los seguros de decesos con prima nivelada es que, aunque se pague más al principio, se sabe con certeza cuánto se debe pagar en todo momento y cuál será el costo de la póliza. Al poder calcular los gastos con exactitud, es posible planificar mejor la economía personal, sin preocuparse por futuros aumentos en la prima del seguro.

Esta modalidad implica un desembolso inicial mayor, por lo que es especialmente adecuada para personas que, al momento de contratarlo, no tengan una carga económica excesiva. A cambio de este gasto inicial, se obtiene estabilidad en la cuota durante toda la vigencia del seguro.

De esta manera, se evita llegar a edades avanzadas y tener que asumir primas muy altas en la póliza. Esto hace que cobre sentido el concepto de «derechos de antigüedad», que implica la congelación de la prima en la fecha de suscripción del seguro de decesos, sin que el precio aumente con el paso de los años. La nivelación del riesgo se realiza considerando la edad en la que se contrata el seguro, siendo más alta para contrataciones a edades más avanzadas.

Prima natural o variable: El seguro de decesos con prima natural se calcula en cada vencimiento (anual) en función de la esperanza de vida del tomador del seguro.

En este tipo de primas, no se aplican los derechos de antigüedad, ya que, como se explicó anteriormente, la cuantía de la prima está directamente relacionada con la variación en la edad del asegurado.

En el caso de la prima natural, si el asegurado es joven, pagará menos. A medida que envejece, la cuota se incrementa, pagando más a medida que se acerca o supera ciertos rangos de edad establecidos. A medida que el asegurado se acerca al promedio de esperanza de vida, alrededor de los 80 años, la póliza puede volverse prohibitivamente costosa.

Prima mixta: La Prima Mixta es una opción de seguro de decesos que ofrece una prima anual baja hasta los 60 años. Es una elección atractiva para personas jóvenes que desean contar con un seguro de estas características a un costo razonable. Sin embargo, a partir de los 60 años, la prima experimenta un aumento considerable.

El objetivo de la modalidad de Prima Mixta en el seguro de decesos es mitigar en gran medida las desventajas de la Prima Nivelada y la Prima Natural, al mismo tiempo que maximiza sus ventajas. Al inicio de la contratación, todos los asegurados tienen una Prima Natural acordada entre la aseguradora y el tomador del seguro, que establece una edad de nivelación automática para cada asegurado, convirtiéndose en una Prima Nivelada.

De esta manera, cuando el asegurado cumple la edad acordada, su prima se nivelará automáticamente. A partir de ese momento, el asegurado comienza a obtener los llamados derechos de antigüedad.

Prima única: Esta modalidad de seguro de decesos está diseñada por las compañías aseguradoras para personas mayores de 65 años o que, por diversas circunstancias, aún no estén cubiertas por ningún otro producto de este tipo.

Este seguro se paga en un solo pago y, una vez abonada la prima, se garantiza al asegurado la prestación del servicio de sepelio o incineración, con todos los gastos incluidos, hasta el momento del fallecimiento.

Es una opción dirigida especialmente a personas mayores de 70 años que no pueden optar por el seguro fraccionado o pago anual, o que prefieren realizar un único pago y despreocuparse. Sin embargo, algunas compañías de seguros permiten asegurarse a cualquier edad, mientras que otras establecen un mínimo de edad de 60 o 65 años.

El objetivo de esta póliza es cubrir los gastos de entierro o incineración del asegurado. En caso de fallecimiento, la compañía aseguradora se encarga de realizar todos los trámites y gestiones necesarios, asumiendo el costo del sepelio.

Además, la compañía se encargará de gestionar trámites como el servicio funerario, el certificado de defunción, las últimas voluntades relacionadas con herencias y testamentos, así como la pensión de viudedad u orfandad.

Es importante tener en cuenta la cobertura de traslados, tanto nacionales como internacionales, ya que en esta modalidad de seguro puede ser una opción adicional y es fundamental considerar esta garantía en el contrato, ya que puede ser una necesidad primordial.