Seguro de viajes: Cancelaciones y aspectos importantes

Una de las preocupaciones más comunes al planificar un viaje es qué sucede si debes cancelarlo. Afortunadamente, muchos seguros de viaje ofrecen cobertura para cancelaciones. Esta cobertura permite al asegurado cancelar su viaje sin incurrir en costos adicionales, siempre y cuando la causa esté contemplada dentro de las condiciones generales de la póliza. Algunos de los motivos médicos que suelen estar cubiertos incluyen enfermedad, accidente o fallecimiento del asegurado o de algún familiar cercano, así como citaciones para una intervención quirúrgica grave o trasplantes.

Además de los motivos médicos, muchos seguros de viaje también incluyen causas laborales dentro de la cobertura de cancelación. Esto puede incluir situaciones como la incorporación a un nuevo puesto de trabajo, despido o convocatoria a oposiciones. También se activa la cobertura si el asegurado es convocado para formar parte de una mesa electoral o de un procedimiento judicial, si está programada la entrega de un niño en adopción o si el acompañante de viaje cancela y ambos forman parte del mismo seguro.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen ciertas exclusiones en los seguros de viaje. Por ejemplo, los problemas de salud preexistentes generalmente no están cubiertos a menos que sean de carácter vital y urgente. Además, los incidentes relacionados con la ingestión de alcohol u otras sustancias tampoco suelen estar cubiertos. Otros eventos excluidos pueden ser la pérdida o hurto del equipaje por parte del asegurado, la cancelación debido a intervenciones quirúrgicas no urgentes o epidemias.

También es importante tener en cuenta que si la empresa de transporte o proveedor del servicio ya cubre el problema que ocurre durante el viaje, como la cancelación de un crucero, un vuelo o los gastos de alojamiento por retraso, el seguro de viaje no proporcionará cobertura adicional. Sin embargo, en algunos casos, el seguro puede indemnizar económicamente para compensar la diferencia entre la cantidad entregada por la empresa y los gastos reales sufridos.

Es recomendable contratar un seguro de viaje para disfrutar de tus vacaciones con total tranquilidad. Puedes adquirirlo en cualquier momento, aunque ten en cuenta que cualquier evento ocurrido antes de la firma de la póliza no estará cubierto. Sin embargo, algunas aseguradoras establecen que la contratación del seguro debe realizarse dentro de los 7 días siguientes a la adquisición del viaje. Si se supera ese plazo, es posible que se aplique un período de carencia antes de que la cobertura entre en vigencia. Es decir, durante esos días, el usuario no dispondrá de las garantías contratadas y estas se activarán una vez finalizado el período de carencia o cuando comience la fecha de vigencia de la póliza.

Recuerda revisar las coberturas y excepciones de cada póliza antes de tomar una decisión. Si utilizas los servicios de una correduría de seguros, podrás obtener asesoramiento personalizado y comparar las opciones de diferentes aseguradoras para encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades.

Viajar con un seguro de viaje que cubra posibles incidentes te brindará una mayor protección y te permitirá disfrutar de tus vacaciones con tranquilidad. No olvides informarte adecuadamente y elegir la póliza que mejor se adapte a tus requerimientos.