¿Qué es un seguro Todo Riesgo Construcción?

El seguro Todo Riesgo Construcción, conocido como seguro TRC, es una póliza diseñada para cubrir daños accidentales o imprevisibles durante la ejecución de una obra civil, según los términos y condiciones acordados. Este seguro se adapta a cada tipo de obra y cliente de manera personalizada, lo que lo convierte en una opción flexible y esencial para la industria de la construcción.

En términos simples, el seguro TRC se enfoca en cubrir daños materiales en obras y proyectos de construcción y montajes industriales. 

Esto incluye cualquier proyecto en el que el asegurado sea responsable o esté obligado a asegurar.

Los principales contratantes de un seguro TRC suelen ser constructores y promotores. A menudo, es el contratista principal o el constructor quien adquiere esta póliza. Sin embargo, cualquier persona o entidad involucrada en la obra, como subcontratistas o promotores, puede adquirir esta cobertura. También es importante señalar que las entidades financieras a menudo están interesadas en este seguro, ya que suelen figurar como beneficiarios en las pólizas. Esto les brinda una garantía para el recobro de créditos en caso de daños a la obra.

Aunque el seguro TRC no es un requisito obligatorio en la industria de la construcción, es altamente recomendable. En algunos casos, como cuando el promotor exige la contratación de este seguro para encargar la obra, se convierte en un requisito. También puede estar incluido en los pliegos de condiciones de contratos gubernamentales. Además, tanto constructores como promotores deben contratar un seguro de Responsabilidad Civil, como se establece en el artículo 1902 del Código Civil.

Razones para Contratar un Seguro Todo Riesgo Construcción

La razón fundamental para contratar un seguro TRC es protegerse contra los riesgos imprevisibles que pueden surgir durante la ejecución de una obra. Estos riesgos pueden dar lugar a daños que afecten al presupuesto, la planificación y el calendario de la obra. Además, los daños imprevistos pueden causar retrasos en la finalización del proyecto y tener un impacto económico significativo.

Determinando el Precio del Seguro

El precio del seguro TRC se basa en las características específicas de cada obra o proyecto de construcción y montaje industrial. La prima neta se calcula aplicando una tasa a la suma asegurada. La prima total incluye impuestos y se determina en función de los riesgos asociados con el proyecto. Un análisis de riesgo detallado evalúa las características del proyecto y del producto a contratar. Si se desean coberturas adicionales, el precio del seguro variará en consecuencia.

Seguro Todo Riesgo Construcción para Obras en Curso

Si la obra ya ha comenzado, aún es posible contratar un seguro TRC. Sin embargo, esto requiere un estudio detallado del caso. En general, la obra debe llevarse a cabo durante menos de un mes para que la póliza sea efectiva desde el inicio. Si existen razones administrativas que retrasan la fecha de efecto de la póliza, puede concederse una retroactividad máxima de un mes.

Obras que Excedan la Duración:

En caso de que la obra se prolongue más allá de la fecha prevista, el seguro TRC permite una extensión de la póliza. Esto se realiza de acuerdo con las condiciones establecidas en la póliza.

Paralización Temporal de la Obra:

Si la obra se detiene temporalmente, el asegurado debe notificarlo. En esta situación, se pueden estudiar coberturas específicas con una prima reducida. Una vez que se reanuda la obra, la póliza vuelve a estar en pleno vigor, previa revisión técnica del proyecto.

Asegurando Derribos y Reformas

El seguro TRC también cubre el derribo de edificaciones como parte de un proyecto más amplio. Sin embargo, la demolición no puede realizarse mediante explosivos. Para incluir esta cobertura, es obligatorio contratar una garantía de Responsabilidad Civil extracontractual.

En el caso de reformas, se requiere que el contratante proporcione una memoria constructiva de la obra. Esta memoria se somete a un estudio para determinar si la reforma afecta los elementos estructurales. Si no hay intervención en la estructura, el riesgo se considera asegurable. En caso contrario, se evaluará cada caso de forma individual.