La Ley de Bienestar Animal: ¿Seguro obligatorio?

La Ley de Bienestar Animal ha generado gran atención entre aquellos que conviven con mascotas, ya que introduce cambios significativos con el objetivo de poner fin al maltrato animal. Esta legislación establece sanciones más severas y penas de cárcel para quienes maltraten o abandonen a sus mascotas.

Entre las novedades que trae consigo esta ley se encuentra la prohibición de exhibir animales en tiendas, la regulación de los criadores certificados y la obligatoriedad de castrar a las mascotas que conviven fuera del interior de las viviendas. Aunque ha generado polémica y discrepancias debido a la exclusión de los perros de caza, hay dos normas que todo propietario de un animal de compañía debe conocer: la realización de un curso y la tenencia de un seguro obligatorio.

En relación al curso, aquellos que deseen tener un perro a partir del momento en que entre en vigor la ley deberán realizar un curso de formación en línea. Aunque aún no se conocen todos los detalles sobre su procedimiento, se sabe que será gratuito, se realizará en línea y tendrá validez indefinida.

En cuanto al seguro obligatorio para perros, se refiere a un seguro de responsabilidad civil. Hasta ahora, era voluntario contar con este tipo de seguro, excepto en algunas comunidades autónomas donde era obligatorio, como en Madrid. Además, los perros de razas consideradas potencialmente peligrosas (PPP) también debían estar cubiertos.

Sin embargo, la Ley de Bienestar Animal eliminará el listado de perros peligrosos. A partir de ahora, en lugar de clasificarlos en función de su raza, se considerarán perros «de manejo especial» según su comportamiento.

La ley tiene como objetivo extender la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil a todas las personas que tengan un perro a su cargo. Según el texto legal, «en el caso de la tenencia de perros y durante toda la vida del animal, la persona titular deberá contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal, por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados, que se establecerá reglamentariamente».

De esta manera, el seguro de responsabilidad civil que cubra los daños a terceros se vuelve obligatorio. Además de esto, cada propietario puede decidir si desea agregar más coberturas a su seguro. Por ejemplo, puede optar por incluir la cobertura sanitaria de atención veterinaria o agregarlo a su póliza de seguro del hogar.

El precio del seguro variará según la compañía aseguradora y las características del perro, como su raza, edad o tamaño. En cualquier caso, el seguro de responsabilidad civil que cubra los daños a terceros tendrá un costo anual estimado entre 30 y 60 euros.

Es importante destacar que contar con un seguro de responsabilidad civil para perros no solo es un requisito legal, sino también una medida de protección tanto para los propietarios como para terceros involucrados en posibles incidentes. Ante cualquier duda o consulta específica sobre seguros para mascotas, no dudes en buscar asesoramiento para encontrar la opción de seguro que mejor se adapte a tus necesidades y las de tu mascota.