Seguro de Accidentes

Los seguros de accidente son un tipo de póliza diseñada para proporcionar indemnizaciones en caso de que la persona asegurada sufra un accidente que resulte en fallecimiento o incapacidad. Es importante destacar que estos seguros solo entran en vigencia si la muerte o la incapacidad se producen como resultado de las actividades especificadas en la póliza del asegurado.

La Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, define el concepto clave de «accidente» en los seguros de accidente como una lesión corporal causada por una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que resulta en invalidez temporal o permanente o en muerte.

Además de esta definición fundamental, existen otras consideraciones importantes relacionadas con los seguros de accidente que deben tenerse en cuenta, tal como lo establece la mencionada ley:

  1. Existencia de más de un seguro para la misma persona: El tomador del seguro debe informar al asegurador si existen otros seguros de accidente para la misma persona.
  2. Accidentes provocados intencionadamente: Si el asegurado provoca intencionalmente el accidente, el asegurador queda liberado de sus obligaciones bajo la póliza.
  3. Gastos de asistencia: Los gastos de asistencia sanitaria en caso de un siniestro serán responsabilidad del asegurador si están especificados en la póliza y se ajustan a los términos del contrato. La asistencia sanitaria de urgencia es obligatoria por parte de la entidad aseguradora.
  4. Determinación del grado de invalidez: Para determinar el grado de invalidez después de un accidente, se requiere la presentación previa de un certificado médico que acredite la incapacidad. La entidad aseguradora informará al asegurado sobre la indemnización correspondiente, que se calculará según el grado de invalidez establecido en el certificado médico y los términos de la póliza. Si el asegurado no acepta la propuesta de la entidad aseguradora, ambas partes recurrirán a la opinión de peritos médicos, según lo establecido en el artículo 38.

 

Existen diferentes tipos de seguros de accidente, que pueden clasificarse en:

Seguro de accidentes individual: Este tipo de seguro es contratado por una sola persona, pero puede haber varios beneficiarios, que generalmente son familiares. Los beneficiarios no necesariamente tienen que estar relacionados por parentesco.

Seguro de accidentes colectivo: En este caso, la contratación la realiza una empresa para un número específico de empleados, quienes quedan cubiertos por el contrato con la entidad aseguradora.

Seguro de accidentes de trabajo: Algunos sectores, como la construcción o profesiones de alto riesgo, requieren la contratación de un seguro de accidentes de trabajo. Esto también se aplica a trabajadores autónomos, ya sea a título individual o colectivo para cubrir a sus empleados.

Contratar un seguro de accidentes ofrece varias ventajas, como el derecho a recibir indemnizaciones por incapacidad permanente, beneficios automáticos para los herederos o beneficiarios en caso de fallecimiento, cobertura de gastos médicos y, en casos de incapacidad temporal, el derecho a recibir una pensión diaria por asistencia sanitaria. Estas pólizas brindan tranquilidad financiera en momentos difíciles.

Si estás interesado en obtener más información sobre los seguros de accidente y cómo pueden protegerte en situaciones imprevistas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo de expertos en seguros estará encantado de proporcionarte asesoramiento personalizado y ayudarte a encontrar la mejor póliza que se adapte a tus necesidades y circunstancias específicas. Tu seguridad y tranquilidad son nuestra prioridad. ¡Contáctanos hoy mismo para obtener la protección que te mereces!