Las garantías del seguro de vida

En el ámbito de los seguros de vida, la garantía principal y obligatoria es la del fallecimiento. Esta garantía implica el pago de un capital asegurado en caso de que el asegurado fallezca, sin importar la causa, ya sea enfermedad o accidente. Las demás garantías son complementarias y no pueden contratarse por separado del seguro de vida principal:

Invalidez anticipo del capital asegurado por el seguro de vida

Esta garantía tiene como objetivo facilitar el pago de las primas y evitar la cancelación del seguro, así como brindar una compensación por la pérdida de ingresos. La forma más común de esta garantía es el pago de un capital igual al garantizado en caso de fallecimiento, si el asegurado sufre una invalidez absoluta y permanente que le impida realizar cualquier tipo de trabajo remunerado. En resumen, se equipara la situación de invalidez con la de fallecimiento del asegurado y se adelanta el pago del capital, lo que implica la cancelación del seguro a partir de ese momento.

Invalidez exención del pago de primas del seguro principal

Mediante esta garantía complementaria, la entidad aseguradora asume el pago de las primas del seguro principal si el asegurado queda inválido. De esta manera, el seguro principal continúa en pleno vigor sin la necesidad de pagar primas, lo que permite mantener las diversas coberturas y prestaciones del seguro principal, como reducción, rescate y anticipo, así como la duración del seguro. Sin embargo, esta garantía no resuelve las necesidades económicas que surgen cuando el asegurado se vuelve inválido, sino que solo permite mantener vigente el seguro principal de vida que se contrató.

Renta por invalidez absoluta

Esta modalidad garantiza el pago de una renta en caso de incapacidad absoluta y permanente, durante el tiempo restante hasta el vencimiento máximo del seguro o hasta el fallecimiento del asegurado.

Invalidez profesional

En los seguros individuales, por lo general, la cobertura de invalidez se limita a la invalidez absoluta y permanente para cualquier tipo de trabajo. En cambio, en los seguros de grupo, la garantía suele cubrir la invalidez total o profesional y permanente para el trabajo habitual. Es importante tener en cuenta que en los seguros individuales la cobertura se restringe a la invalidez absoluta y permanente para cualquier tipo de trabajo.

Doble capital por accidente

Esta modalidad de seguro complementario garantiza el pago de un capital adicional en caso de que el asegurado fallezca en un accidente o como consecuencia del mismo.

Triple capital por accidente de circulación

Esta garantía garantiza el pago del capital en caso de que el fallecimiento del asegurado sea como resultado de un accidente de circulación. Se considera que un accidente es de circulación en los siguientes casos: fallecimiento del asegurado como peatón causado por un vehículo, fallecimiento del asegurado como conductor o pasajero de un vehículo terrestre, y fallecimiento del asegurado como usuario de transportes públicos terrestres, marítimos o aéreos. Esta cobertura solo puede contratarse si también se ha contratado la garantía de muerte por accidente.

Fallecimiento de dos cónyuges

En caso de que el asegurado y su cónyuge fallezcan simultáneamente debido a un accidente, esta garantía garantiza el pago de un capital adicional que, sumado al capital de la garantía principal, alcanza el doble del capital garantizado.

Dependencia

Esta garantía implica el pago del capital garantizado en caso de que el asegurado quede en situación de dependencia, es decir, que no pueda valerse por sí mismo y dependa de otra persona para realizar actividades básicas de la vida diaria, como vestirse, asearse, moverse y alimentarse, entre otras.

Enfermedades graves

Esta garantía asegura el pago de un capital si al asegurado se le diagnostica una enfermedad grave especificada en la póliza. Cada compañía de seguros puede cubrir distintas enfermedades en esta garantía.

En resumen, el seguro de vida ofrece una variedad de garantías complementarias para adaptarse a las necesidades y circunstancias de cada persona. Es importante evaluar y comprender las coberturas ofrecidas por cada compañía de seguros y elegir aquellas que se ajusten mejor a tus requerimientos, para ello la mejor opción es asesorarse con experto.

¡Consúltanos!