Aspectos importantes del seguro de comunidad

La ley de Propiedad Horizontal:

Dentro del marco de la Ley de Propiedad Horizontal, se establece que la comunidad de propietarios tiene la opción de suscribir un «contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca» o, alternativamente, optar por un «contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales». En cualquiera de estas opciones, el pago del seguro se realizará utilizando el fondo de reserva de la comunidad de propietarios. Es importante destacar que este fondo de reserva es de carácter obligatorio y constituye una suma calculada habitualmente para cubrir las obras de conservación y reparación del edificio, así como los posibles gastos derivados de incidentes como incendios o inundaciones. 

El fondo de reserva es esencial para asegurar la adecuada conservación y mantenimiento del inmueble, garantizando la protección y bienestar de los propietarios en el largo plazo.

Coberturas opcionales para una mayor protección:

  • Robos en el edificio: cubre el cambio de puertas, sustitución de llaves y cerraduras, reposición de objetos robados e incluso la reposición de documentos importantes.
  • Arreglos por daños estéticos: cubre tanto gastos de reparación como de recomposición estética del edificio.
  • Roturas: generalmente se refiere a cristales, espejos u otros elementos frágiles del inmueble.
  • Defensa jurídica: ofrece asesoramiento y defensa legal en caso de demandas o denuncias en nombre de la comunidad.
  • Vehículos y garajes: protege los vehículos aparcados en el garaje del edificio frente a posibles incendios, robos, inundaciones u otros accidentes naturales.
  • Cobertura para empleados de limpieza o conserjes: ofrece asistencia médica e indemnizaciones en caso de fallecimiento o invalidez de los trabajadores.

 

La Importancia de Contratar un Seguro de Comunidad:

La decisión de contratar un seguro de comunidad de vecinos ofrece múltiples ventajas tanto para los propietarios como para el bienestar y la armonía en la comunidad. Estas ventajas incluyen:

  • Protección ante daños en la comunidad: Un seguro de responsabilidad civil para la comunidad protege frente a daños a terceros. Si ocurren accidentes o incidentes inesperados, el seguro asume los costos, evitando que los propietarios se vean en la difícil situación de cubrirlos con sus propios recursos. Además, en caso de daños a propiedades vecinas, el seguro también responde por los daños ocasionados.
  • Ahorro en caso de averías y daños por agua: Los servicios de albañilería y fontanería pueden ser costosos, especialmente cuando se trata de averías comunitarias. Un seguro de comunidad cubre los gastos por daños por agua y otras averías, lo que representa un ahorro significativo para los propietarios.
  • Evitar derramas y discusiones: Al contar con un seguro de comunidad, se evita la necesidad de imponer derramas adicionales a los propietarios cada vez que surja un gasto imprevisto. Esto contribuye a mantener un ambiente armonioso y una mejor convivencia entre los vecinos.
  • Ahorro económico: Si las coberturas del seguro comunitario son suficientes, es posible que no sea necesario contratar un seguro de hogar adicional. Esto puede suponer un ahorro significativo para aquellos propietarios que buscan optimizar sus gastos.
  • Bonificaciones por buen comportamiento: Algunas aseguradoras ofrecen bonificaciones si la comunidad no presenta partes de siniestro durante un periodo determinado, lo que se traduce en recompensas económicas para la comunidad.

Las ventajas de contar con un seguro de comunidad son innegables y superan ampliamente las desventajas de no tener uno. Un seguro bien diseñado y adaptado a las necesidades de la comunidad proporciona tranquilidad, protección y ahorro económico a los propietarios, garantizando que cualquier incidente o imprevisto no ponga en riesgo el bienestar y el patrimonio colectivo.